Pestañas para una mirada poderosa

No hay duda de que la tendencia en estos últimos años es la mirada. Cejas totalmente perfectas y definidas y unas pestañas XXL, hacen que luzcas una mirada más intensa y bonita.

Los ojos son el marco de la cara y por eso tenemos que cuidar su aspecto.

En el mercado existen diversas técnicas y productos para potenciar las pestañas, ya sea rizándolas o alargándolas; la permanente, el lífting, el tinte y las extensiones de pestañas son algunas de estas opciones, y uno de los servicios más demandados hoy en día. Ahora vamos a hablar un poco de estos procedimientos que se realizan en el centro.

La permanente de pestañas es una técnica más antigua que el lifting y fue muy popular en los años 60. La permanente riza la pestaña natural y la curvatura de delgado dependerá de la longitud de la misma que se pronunciará más en la punta. Su duración aproximada es de tres meses. Este método lo recomendamos a personas que tengan pestañas cortas y/o rectas.

Si por el contrario tus pestañas son más largas y con un poco de curvatura y quieres potenciarlas, recomendamos el lifting que levanta la pestaña desde la raíz dándole un efecto de longitud de una forma más natural.

Aplicando cualquiera de estas dos técnicas, las pestañas quedan más peinadas y ordenadas.

Además, tanto permanente como lifting pueden ir acompañados del tinte de pestañas para obtener mejores resultados ya que al darles color en la punta potenciamos su efecto de longitud, y aporta efecto de mayor grosor.

La duración en ambos casos es de 5 a 8 semanas aproximadamente y ya que no hace daño a la pestaña natural podemos volver a realizar uno u otro tratamiento.

En ambas, después de 24 horas, podemos aplicar nuestra máscara de pestañas habitual que potenciará aún más su efecto.

Pero si lo que buscas es tener una mirada de cine, tu opción serán las extensiones de pestañas.

Este servicio es otro de los tratamientos más demandados hoy en día por su espectacular cambio, ya que se multiplican tus pestañas al intercalar entre estas, pestañas más o menos largas (según el efecto que busques). El cambio es espectacular. Además, la comodidad que supone no tener que aplicarse la máscara de pestañas, ya que la longitud y grosor que proporciona, hacen que no sea necesario.

Si tienes más dudas al respecto, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te asesoraremos sobre qué técnica es la más apropiada para el cuidado de las pestañas.